jueves, 27 de octubre de 2011

30 de Octubre

Se acerca mi cumpleaños. El treinta de Octubre. Cuando se acerca mi fecha, tiendo a la introspección. Me encierro unos días y hago un poco de examen de conciencia. Pienso en las cosas que han llegado a mi vida; en las buenas y en las malas. Pienso en la gente que me acompaña cada día, sea en persona, sea vía virtual. Pienso en la gente con la que ya no tengo contacto pero que sigue presente en mi vida porque la recuerdo constantemente.
Recuerdo  los libros que he leído durante el último año,  las películas que he visto, y  la música que he escuchado.
Pienso en los caminos que no he tomado, y a veces imagino que esos caminos han creado realidades paralelas donde yo vivo existencias totalmente distintas...pero es lo que tiene ser adicta a la ciencia ficción, que te pones a meditar y acabas creando paradojas del espacio/tiempo.
Lo que sí es verdad es siempre hago una fina filtración de los hechos vividos durante los últimos 365 días. Tiendo a recordar los agradables. Porque pienso lo mismo que pensaba Sherlock Holmes, los pensamientos inútiles ocupan demasiado lugar en el cerebro. Yo creo que las malas vivencias te ponen de mal humor. Y la vida es muy corta para transformar tus momentos en malos ratos.
Casi siempre hago una lista de las cosas que haré durante el próximo año.
Este año, he decidido hacer pública mi lista. Ahí va:
  1. Levantarme cada día con ganas de conquistar el mundo.
  2. Sentirme en cada momento capaz de matar a los dragones que se crucen por mi camino, o al menos conocerlos, (siempre he creído que los dragones eran seres entrañables y que de cerca no dan tanto miedo)
  3. Aprender algo que me guste. Aunque no “sirva” para nada.
  4. Enamorarme al menos una vez al día, de lo que sea y de quien sea, para volver a sentir las mariposas en el estómago, esa sensación que hace que te sientas vivo.
  5. Perder el miedo al ridículo.
  6. Reírme mucho. La risa es la mejor manera de vivir.
  7. Sentir.
  8. Llorar, cuando esté triste, para alejar los males,... y recuperarme después, la autocompasión continuada, es peligrosa.
  9. Soñar y perseguir mis sueños, nunca les he dado la importancia que tenían.
  10. Apreciar más las presencias que las ausencias.                                                                                                                               

Por supuesto la lista no está completa. He puesto 10 porque las demás son parte de mi yo privado
Estoy segura que el día 30 me levantaré con ganas de tener noticias de la gente que me quiere o de la gente que aunque sea por un momento haya pensado en mi, pero sobre todo me levantaré con curiosidad, con ganas de empezar una nueva etapa,  y con las armas necesarias para luchar contra la apatía, el cinismo y la conformidad que amenazan nuestra existencia para convertirla en algo gris y desapercibido.







OBSOLESCENCIA PROGRAMADA.

La obsolescencia programada es un invento tecnológico. Para los pocos a los que no les suene la expresión imaginad que vais a una tienda y...