martes, 27 de octubre de 2015

No podemos comer fuet, pero podemos leer "Proyecto Marte"...

Esta semana viene con ganas. Resulta que la OMS ha dicho que la carne procesada es tan peligrosa como el tabaco y que puede causar cáncer.
Pues mira tú que bien. Todos a ser veganos. Y runners. Y a beber zumos de alfalfa.
Dios, como añoro los años felices. Esos en que no se sabía que todo lo que nos rodea era maligno. Creo que tenemos una sobredosis de información. Entiendo que esos señores están ahí dándonos esas noticias como una madre que vela por nosotros y nos advierte de los peligros. Pero es que esto ya es pasarse. Y yo me digo, bueno, no nos alarmemos, la cuestión es hacerlo todo con sentido común, pero luego me paro y pienso... ¿Cuánto hace que no te tomas un gintónic Sofi? Pues mucho, porque pienso que son calorías vacías, que los destilados castigan mi cuerpo, y si me lo tomo ya no lo disfruto igual. Jo, con lo que hemos sido. Me imagino en unos años, nos juntaremos fumadores comiendo bocadillos de fuet, a la puerta de un restaurante mientras los runners veganos entran a pedirse una ensalada de algas. Y nos miraran como yo miraba a los drogadictos en los 90. Pensando, ¡qué pena!.
Y si algo queda claro, es que no me caen bien ni los veganos, ni los runners (Bueno a estos los envidio un poco, yo soy incapaz de correr 100 metros sin suplicar por mi vida), y por supuesto las algas. ¿En serio? ¿Con esa textura gelatinosa? La parte buena del tema, por sacar algo, son los memes que hay por la red, y el hashtag #FreeBacon. Daos una vuelta por twitter. Y reíd un poco que eso aún no es malo.
Pero terminando mi oda a la charcutería vamos con la buenísima noticia de la semana. Sí, el universo es sabio y las cosas malas las equilibra con las buenas.
@LJSalart, saca hoy mismo su libro "Proyecto Marte", este chico no podría ser más oportuno, y como soy de las privilegiadas que lo ha ido leyendo  a medida que tomaba forma me puedo dar el lujo de recomendarlo. ¿No tenéis curiosidad por conocer a Usha Leber? Seguro que sí. Se puede comprar en la tienda @GigameshTienda de Barcelona a partir del 5 de Noviembre, donde además lo presenta a las 7 de la tarde. Y por supuesto también lo podéis descargar en @AmazonESP. 
Y en @lektu pagando con un tuit, no sé a qué estáis esperando. Para más información ljsalart.com
Y después de esta sabia recomendación, voy a prepararme para mi cumpleaños, que es el día 30. En viernes. Sí, los mensajes, canciones y regalos serán bienvenidos y prometo no ser falsa y decir, "¡Oh, no hacía falta!". Os dejo para que disfrutéis del final de Octubre, con los cielos grises, la gente que reivindica la "Castanyada" frente a Halloween (de verdad, que cansinos), y el olor a chimeneas recién encendidas.

Sed felices.

martes, 13 de octubre de 2015

Cuando miramos atrás siempre hace sol.

Hay sabores que te acompañaran siempre, en mi caso, el de la masa cruda de los panellets que hacía mi abuela cuando terminaba Octubre. En cuestión de sabores y recuerdos seguro que Proust lo dijo todo con su famosa magdalena. Pero hoy me propongo darle una vuelta y hablar de esos gatillos de la memoria. Ese instante que te hace volver atrás y recordar un pasado muy ideal y poco apreciado cuando era presente.
Octubre, no sólo son panellets esa bomba calórica de almendra y azúcar. Yo los odiaba, porque con la excusa no tenía pastel de cumpleaños, y cuando me tocaba hacerlos a mi, desde el momento de amasar ya me ponía de mal humor. Ahora es distinto, aunque no es mi dulce preferido, cada vez que lo pruebo vienen a mi cabeza imágenes de mi abuela vigilando el horno. El secreto del panellet es no despistarte en el momento de la cocción. Avisados quedáis. Pero también está el aroma. Azúcar mezclado con el humo de los chicos que venden castañas tostadas en la calle para financiar sus viajes de fin de curso. El aroma que tiene la primera bufanda, que a veces huele al perfume que llevaba puesto el último día que me la puse. Mamá, si lees esto, ya sé que tengo que lavarlas antes de guardarlas, pero ya sabes que no lo hago. No grites. Otros aromas de Octubre son los de los tallos de los claveles. En serio, cuando cortas un clavel tiene un aroma característico. Y por todos los santos desde siempre he asociado los claveles cortados con los cementerios, si alguien se anima a regalarme flores que no sean claveles, por supuesto los girasoles y las margaritas siempre serán bienvenidos.
El aroma del frío, eso me lleva mucho más atrás, a cuando era muy pequeña y Octubre era un mes en el que solías ponerte el primer abrigo. El aroma de los tebeos recién comprados en la plaza mayor los domingos, cuando mi padre compraba el periódico. El del barro en los zapatos. El de canelones y cava frío. El de los caballitos, churros y algodón de azúcar. Porque venían las fiestas. 
Si es que es imposible que no me guste Octubre. Es un mes que tiñe los recuerdos de colores perfectos.Y es que el pasado, en nuestra memoria, suele ser soleado. Os dejo para que penséis en vuestros propios detonadores de recuerdos. Y espero que todos sean felices, como vosotros.


lunes, 5 de octubre de 2015

Eres lo que eres, y a veces no eres quien tú crees.


Eres lo que escuchas, así que según Radio 3, cada vez que subo a mi coche soy Radio 3. Eres lo que comes, así que debo ser una tabla de quesos y un Ribera del Duero. Eres lo que lees, soy Neil Gaiman. Me hace mucha gracia esta frase de “Eres lo que…”, esta necesidad de definirnos que tenemos todos. No disimuléis vosotros también. Aquello que nos define, nos suele limitar, y a veces nos impide conocernos de verdad, yo el otro día estaba conduciendo y cantando a voz de grito a la Carrá. Salió por la radio, lo prometo. Y pensé, “Vaya corte si alguien me oyera ahora”. Canto fatal. Voy a mantenerlo en secreto inconfesable. Así que por favor, no se lo digáis a nadie.
Mi personalísima y nada fiable teoría es que en el fondo somos lo que nos falta. ¿Por qué? Pues creo que lo que nos falta, y la lucha por conseguirlo, es lo que marca mucho más nuestra vida que cantar, leer o comer. O sea, que es verdad que estamos hechos del material de los sueños.
Frase cursi, lo siento, pero es Shakespeare, lo podéis pasar por alto.
Y como ya os he dado un poco en lo que pensar, vamos a temas más ligeros. El dilema moral que nos plantea Woody Allen en su “Irrational Man”. Me recuerda un poco, salvando las distancias, al viejo ejercicio, de “¿Qué salvarías de un incendio: un cuadro de Van Gogh o a Hitler de pequeño?”. He cambiado la respuesta a lo largo de toda mi vida. He salvado a un joven Hitler, creyendo que podría reeducarle, y he salvado el arte, porque a veces pienso que Hitler debió morir de pequeño. Ahora mismo, volvería a salvar a Hitler, que al fin y al cabo de niño, no es más que una persona inocente. Pero mañana puedo cambiar. ¿Qué no habéis visto “Irrational man”, pues ala, a verla, que Woody ya está mayor y nos quedan pocos estrenos de este hombre.

Y termino mi post, que se me hace tarde. Os dejo con la banda sonora que estaba escuchando mientras escribía. “I got rythym” interpretada por Charlie Parker. Sí, es para que olvidéis que canto a la Carrá. Sed felices y sed vosotros, los auténticos.




EL ÚLTIMO CAFÉ

Recupero una ficción que empecé hace mucho tiempo y quedó encallada. De momento son capítulos sueltos que se pueden leer, sin más expectat...