jueves, 19 de diciembre de 2013

Millonarios en ilusiones


Dicen que los momentos difíciles agudizan el ingenio.
Este es el segundo año que en Balaguer, donde yo vivo, hay poquísimas luces de Navidad. Por la crisis. Pues bien, como alternativa han puesto un montón de estrellas de cartón plateado. Por un donativo que va destinado a una maratón benéfica, escribes tu nombre en la estrella y la cuelgan en el paseo. La verdad es que la primera vez que lo vi, era una mañana gris del año pasado y pensé, “hay que joderse, que pobres somos”. Pero un día al salir del trabajo, había oscurecido y las estrellas plateadas brillaban reflejando la luz de las farolas. La verdad es que me encantó. No somos pobres, pensé, es sólo que no tenemos dinero. (Frase que me aplico a mí misma constantemente).
Pues eso, mi pueblo está lleno de estrellas plateadas con nombres escritos y verlo me pone de buen humor.
Hay otras cosas que me hacen feliz en estos días. Escuchar los villancicos clásicos de Diana Krall, Michael Bublé o Harry Connick Jr. Aprender a hacer canelones con mi madre. Sí, aprendo cada año, porque nunca, nunca me saldrán como a ella.
Quedar con amigos. No con esos que no ves en años porque no tienen tiempo, o porque la vida es así y habéis perdido el contacto (nunca he creído en esa afirmación), sino con esos que están en contacto siempre contigo, aunque vivan lejos. Y aunque estén muy atareados. Aunque sólo hables con ellos por whatsapp o por el face.
Mirar películas rituales. Sí, esas que repito año tras año en vacaciones: “Que bello es vivir”, “Love Actually”, y los especiales de Navidad de Dr. Who.
Elegir una agenda nueva. Y esperar que se llene de cosas interesantes y no sólo citas obligadas.
Hacer una lista de buenos propósitos, tacharla y quemarla, porque este año pienso hacer lo que me de la gana.  
Valorar a la gente positiva, por ejemplo a Albert y sus chistes en facebook. Reconozco que me encantan, hasta los malos.
Aprovecho esta entrada en el blog, para desearos una muy feliz navidad, llena de estrellas plateadas que bailan de noche con nombres escritos. Llena citas interesantes. Llena de besos y abrazos. De regalos, de canciones y de películas con finales felices. Y espero que todos seáis millonarios, sobre todo en amigos e ilusiones.

EL ÚLTIMO CAFÉ

Recupero una ficción que empecé hace mucho tiempo y quedó encallada. De momento son capítulos sueltos que se pueden leer, sin más expectat...