viernes, 22 de junio de 2018

EL REY BONDADOSO Y UN POCO IMBÉCIL Y OTROS PERSONAJES QUE NOS CONFUNDIERON...


El rey bondadoso era una figura recurrente en los cuentos que leía de pequeña. Solía ser un rey un poco imbécil por cierto. Muchas veces era engañado por miembros de la corte que ansiaban su poder. Un cuñado, un primo lejano o un amigo que se enamoraba de la reina y pretendía borrar la competencia del mapa. Otras veces utilizaba a sus hijas, las bellas princesas igualmente bondadosas y un poco inocentes como eufemismo de tontas, como debe ser una princesa que se precie y eran moneda de cambio para ampliar el reino o bien preciado premio para el primer caballero que luchara contra dragones, bestias o maldiciones y sacara al pueblo de los apuros. El rey bondadoso o más bien su representante armado, ganaba siempre y recompensaba a su pueblo con celebraciones que duraban días y donde todo el mundo era feliz.
Yo solía preferir leer a Astérix que unía a su pueblo para luchar contra la injusticia.
Los cuentos infantiles nos brindaron grandes enseñanzas. Al principio del cuento el héroe solía encontrarse con una persona o con un grupo de personas que estaba en problemas. El héroe, debía ayudarles, primero porque ese era su trabajo y después ya, porque más adelante él sería el ayudado. Y su bondad sería premiada. Al crecer, nos olvidamos de estas enseñanzas y oímos frases como que económicamente no es rentable ayudar a gente con problemas. La vida de 600 personas subidas a un barco, huyendo de hambre y miseria no nos compensa. Los mismos que dicen “si tanto te gustan los inmigrantes mételos en tu casa” cuentan a sus hijos por las noches cuentos donde el caballero mata al dragón, sin darse cuenta que ellos son ahora los dragones. Poner precio a una vida humana me parece más propio de un hechicero malvado que hace pactos con el diablo.
¿Alguien recuerda a los gigantes o ogros que encerraban a los niños en jaulas? Nuestro gigante malvado, es rubio y rico, tiene un mal peluquero y un bronceado de rayos UVA. La gente a la que encierra en jaulas, son familias que se han ido de su casa para encontrar un futuro mejor, ¿no era esa la base del “sueño americano”?
Pero los cuentos, al menos los que a mí me contaban de pequeña tenían siempre una figura importante. La damisela en apuros. La princesa en peligro. La hija de ricos comerciantes solía ser raptada por maléficas figuras para sacar provecho o para su propia diversión. Y ahí llegaba alguien en caballo blanco, soltero y guapo como el que más que la rescataba. Aunque cuentos modernos como “Shrek” o “Brave” intentan adaptarse a los tiempos modernos y nos quieren mostrar princesas que se salvan ellas solas y de paso salvan a unos cuantos más por el camino, las antiguas historias enfatizaban en la frágil figura de la mujer que debe ser protegida y defendida.
La vida real se muestra contradictoria al respecto. A las alarmantes noticias sobre la violencia de género, se suman las sentencias claramente masculinas que responsabilizan a la víctima de sus desgracias y dejan libres a los malos de la trama.
Tuve tres cuentos favoritos de pequeña de los que aprendí muchas cosas. El primero fue la versión Disney de “Cenicienta”. Y aprendí que los animales hablaban y te ayudaban y que había que confiar en las hadas madrinas. Mi madre me soltó que las hadas madrinas no existían y allí se acabó un poco mi niñez. Como me resistía a crecer (aún lo hago), mi segundo cuento preferido era “Peter Pan”. Y aprendí que si los pensamientos alegres te hacen volar, ser positivo te ayuda a lograr cosas increíbles. Mi último cuento preferido era “Juan sin miedo” y me gustaba porque sin saberlo yo, cumplía los requisitos, empezaba con un viaje, ayudaba a alguien y ese alguien le daba una información que le ayudaría más adelante. Pero sobretodo me gustaba porque hablaba con los fantasmas y con sus miedos.
Lo bueno de los cuentos infantiles es que nos brindan un poco de esperanza y están destinados a enseñar cierto sentido común y humanidad a los niños. Lo malo que tienen es que a veces nos enseñan a confiar en reyes o señores que por muy bondadosos que sean, siguen siendo un poco imbéciles y nuestro bienestar depende de su buena voluntad.
¿Y qué nos queda? Pues a mí, me queda de mi infancia una sensación continua de asombro y confusión. Un despertar viendo las noticias y pensando que eso no es lo que nos habían prometido y que los buenos no son guapos y los feos no siempre son los malos. Me dejan una especie de desencanto y de ganas de volver a leer Astérix que sí se apañaba contra las desgracias y además solía pasarlo  muy bien por el camino.
Voy a leer un rato. Ya sé que los animales no hablan porque mi madre me lo dijo al salir de ver “Cenicienta”, pero Haruki Murakami y yo discrepamos. Hay un gato en la terraza que creo que quiere llamarme la atención y decirme algo. Voy a leer alguna historia donde los animales hablen y te entiendan porque se comunican con el lenguaje del alma. Y porque he descubierto que los animales, en la vida real no son crueles. Y que las bestias feroces de ahora visten trajes hechos a medida o togas de jueces que hablan en nombre de la justicia.
Os dejo con un fin de semana por delante hasta la próxima. Sed buenos, empáticos, valientes, pensad cosas alegres para poder volar y sobretodo sed felices.




lunes, 4 de junio de 2018

DESMONTANDO A MARILYN.



El 1 de Junio de 1926, nace Norma Jeane Mortenson, que luego sería conocida como Norma Jeane Baker,  con la ignorancia absoluta que un día sería leyenda.
Norma Jeane tuvo una infancia difícil. Como casi toda leyenda que se precie.
Poca cosa podemos añadir a su comentada biografía. Sus matrimonios por ejemplo. Recuerdo que cuando yo era adolescente vi una foto de Marilyn con uno de sus maridos, Arthur Miller. Y pensé ¿Qué tendría ese hombre desgarbado para atraer a una mujer como Marilyn que podría estar con quien quisiera? Después crecí un poco y leí “Muerte de un viajante” y pensé ¿Qué tendría Marilyn para atraer a Arthur Miller?
Mi idolatría por Marilyn llegó tarde. Yo era muy fan de Rita Hayworth. También de Ginger Rodgers. Para mí, el cine clásico no entendía de épocas, sólo era clásico. La absoluta veneración por la rubia me viene de su personaje Lorelai Lee en “Los caballeros las prefieren rubias”. Siempre creí que en el fondo Marilyn era Lorelai. Cuando me leí el libro de Anita Loos, vi que el personaje era mucho más complejo que en la película y me reafirmó en mi teoría de que Marilyn siempre fue Lorelai Lee.
No imagino las guerras que debió lidiar la rubia en la época de latón dorado de Hollywood. Creo que era un tiempo lleno de Harry Weinsteins por todas partes. Una de sus frases más famosas es “En Hollywood pueden llegar a pagarte 1000 dólares por un beso pero tu alma no vale más de 50 centavos”.
Fue nombrada “Miss Alcachofa” en 1947 en Castroville, California. Su bebida favorita era el Dom Perignon 1953. Era una tardona compulsiva y tuvo serios problemas con muchos de sus compañeros de profesión debido a su actitud de Diva. Su madre era una enferma mental y esa sombra siempre planeó encima de la cabeza de Marilyn con el miedo a que ella hubiera heredado tal enfermedad. Le encantaban los animales y Frank Sinatra le regaló un perro cuando se divorció de Joe DiMaggio, le puso “Maf”, de Mafia. DiMaggio traía flores a su tumba cada semana, como le prometió si ella moría antes que él. Era una mujer culta y se sentía fascinada por la gente inteligente. Leía mucho, escribía poesía y coleccionaba arte. Le gustaba el perfume “Chanel nº 5” cosa que nunca he podido llegar a entender. Fue amiga de Truman Capote. Amante de un par de Kennedys. Y considerada una bella tonta por muchos de sus fans. Ingresó en el Actor’s Studio y recibió clases de Lee Strasberg. Fundó su propia productora y nunca estuvo tan bien pagada como puedas imaginar.
Pero ¿Y la Marilyn humana? Algunas cintas de su último psicoanalista salieron a la luz, revelando una mujer atormentada y llena de miedos. Una criatura insegura.
Su última cena se la trajo Jean Leon a su casa, su plato favorito fetuccini y vino.
Dicen las malas lenguas que una vez Marilyn le propuso matrimonio a Albert Einstein y le dijo “¿Se imagina un hijo nuestro con mi belleza y su inteligencia?” A lo que el físico respondió “Temo que el experimento saliera al revés con mi belleza y su inteligencia”. Nadie habla del alto coeficiente intelectual de la rubia, que algunos dicen era superior al del científico.
Con ella comparto algunos puntos comunes: como su color de tinte, su amor por los animales, algunas inseguridades y su gusto por los hombres listos. No nos engañemos, preferiría compartir sus medidas, su talento y su inteligencia. Pero así son las cosas.
Muchas teorías de la conspiración han hecho correr ríos de tinta a partir de su turbia muerte. Suicidio, asesinato o mala suerte, el caso es que Marilyn se marchó sin despedirse y eso siempre sienta mal. Sin embargo para mí siempre será una de las inmortales del cine. Poco valorada y más famosa por detalles superficiales que por su verdadero yo. No hay duda de que Marilyn fue un gran personaje, quizá el mejor de Norma, su gran interpretación, ojalá su guión hubiera tenido más  páginas.
Hoy no voy a alegraros el final del post con una canción sino con un clip de mi personaje preferido. Disfrutad de la vida. Superad los malos ratos. Bebed vino y tomad el sol. Nuestro tiempo es limitado. Sed felices.  



OBSOLESCENCIA PROGRAMADA.

La obsolescencia programada es un invento tecnológico. Para los pocos a los que no les suene la expresión imaginad que vais a una tienda y...