jueves, 4 de junio de 2015

Caos, caos everywhere...

Aprovecho que las temperaturas, son como una plaga bíblica, y me siento al portátil, con un té con hielo al lado y os escribo algo. A parte del calor, últimamente, veo señales del apocalipsis por todos lados. La primera, es que la semana pasada había unas niñas jugando en la acera y yo pasé por su lado. Una de las niñas le dice a la otra: “Deja pasar a la señora”. Yo me giré para dejar pasar a la abuela que debía venir detrás, al no ver a nadie asumí que la niña veía fantasmas, en plan médium. Cuando llegué a casa pedí hora para la peluquería y teñirme las canas, para que el fin del mundo me pille arreglada. Es curioso como los más jóvenes que tú, te ven tan mayor. Y lo poco dotados que están cronológicamente. Hace poco, estaba explicando la edad media en clase y alguien me preguntó, ¿y cómo os comunicabais sin móvil ni internet? ¡Mandábamos mensajes a caballo, vive Dios!
Sí, viví la era pre internet. Cuando los trabajos del colegio eran un copia y pega de la “Enciclopedia Espasa”. Aunque lo teníamos que copiar a mano. Como escribas del "Nombre de la Rosa".
Una de las cosas que había en esa época, eran los libros con las letras de las canciones. Claro que las canciones solían tener más de tres palabras distintas. Y los libros con guiones de película. El primer avance tecnológico que viví fue el vídeo, aparato deseado, que no llegó a mi casa hasta que ya era mayor, por eso de no despistarme en los estudios. Pues gracias a la terquedad de mis padres, como mi mente demandaba dosis de ficción, me leí casi toda la estantería de literatura clásica de la biblioteca municipal. Al no tener video, me compraba los libros con los guiones de las películas, y cuando las veía, me sabía los diálogos de memoria. Recuerdo haber leído “Manhattan” de Woody Allen y acudir a la fonoteca a buscar la canción “Rapsodia azul”, porque la acotación del principio, la nombraba.
¿Veis? Señales de apocalipsis. Ya hablo del pasado lejano como si fuera algo genial.
Otra señal, es que la noticia de la semana sean los pitidos a un himno en un partido de fútbol. La sonrisa del president Mas. Las pulseritas de “no podeis”, donde por cierto, se han olvidado de poner el acento. Claro que las faltas de ortografía, llegan a tales extremos que ayer vi “habezes” escrito en una redacción y lo corregí, sin desmayarme ni nada.
Y por último la peor señal de todas. Rita Barberá, no será la alcaldesa de Valencia. Ni Esperanza Aguirre la de Madrid. Caos, caos everywhere.

Nada más por hoy, sed felices y recordad que si el termómetro pasa de los 30ºC, es legal ir de cañas entre semana. Os dejo con "Rapsodia azul" por si alguien se pregunta a qué suena Manhattan. Feliz Junio. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

3. MÚSICA Y HUMO EN EL COCHE

La yaya de Patri tenía dos cosas muy claras. Una que el mundo se iba a la mierda. Dos que ya no quedaba nada interesante por ver. Una muje...