sábado, 4 de julio de 2015

Yo no quería leer el periódico en 15 días...pero a la que te despistas, pasan cosas.

No sé si alguien se ha dado cuenta ya, pero estamos involucionando. Esta semana se ha aprobado la polémica y maligna #leymordaza. Y sé que os preguntáis: ¿en qué va a afectarme a mí?
Pues depende, si eres el perfil de persona que se levanta con ganas de ver el resumen de “Supervivientes” o vas a las discotecas a saludar a los tronistas de “HMYV”, en nada. Tú a lo tuyo. Si este no es tu caso, en todo. Desde ahora protestar es ilegal. No hagas fotos a los policías, no te manifiestes cerca del senado o congreso, no participes en sentadas ni ofrezcas resistencia pacífica, ni protestes contra los desahucios. Mejor cállate. Sé gris. No pienses y sé feliz. Si puedes.
Creo que ya lo he contado antes, pero de pequeña mis padres me llevaban de manifestaciones. Tenía tan asumido que era una medida de presión, que una calurosa tarde de julio, organicé una para pedir un helado de postre. Mis primos, mi hermana y yo armados con hojas de libreta “marchamos” desde mi habitación al comedor gritando “Hace calor queremos un polo”. Nunca el Popeye de naranja me supo tan bien. A victoria. A haberme ganado el derecho a saborearlo.
Pero hoy, los niños crecerán con ciertos recortes de derechos. Y lo malo es que se acostumbrarán a pensar que las cosas son así y no pueden cambiarlas. Lo dijo alguien, no sé quien, pero es peor el que no hace nada ante una mala acción que quien la perpetra. Allá nosotros y nuestra conciencia.
Estoy de vacaciones, y durante este tiempo no leo periódicos ni miro noticias, aún así, este año, los atentados, la crisis griega y la ley mordaza, me han impedido desconectar.
Aunque, siempre atenta a las ganas de disfrute, me escapé al cine a ver “Ahora o nunca” vehículo de lucimiento de Dani Rovira. No pude evitar compararla con “Airbag”. Y naturalmente salió perdiendo. Aquí también veo que hemos involucionado. Es ese humor blanco, donde un chico hace lo que puede por llegar a su boda. Pero sin transgresión, con chistes aptos para casi todos los públicos. Sin chispa. En cambio en “Airbag”, había una despedida de soltero en un puticlub, y salían mafiosos, drogas y naturalmente infidelidades. Recordemos donde se alojaba el anillo de que buscaban los protagonistas.
Conclusión, que nos hemos suavizado. No es que defienda el humor soez, pero si ni tan siquiera el humor es capaz de atravesar ciertos límites, ¿qué será de nosotros? Estamos a punto de convertirnos en secundarios de una película de Paco Martínez Soria, como dijo mi hermana sabiamente.

Os dejo, sigo mis vacaciones, caminando por los magníficos caminos y vericuetos de la #valldeboí, tomando alguna caña en la terracita al anochecer, quejándome del calor y esas cosas. Voy a aprovechar estos días que son como una siesta, un paréntesis de la vida misma. Después seguiré leyendo el periódico cada mañana, y poniéndome las manos en la cabeza, atenta a esta extraña involución que me ha tocado vivir, y pensando en cómo ponerle remedio. Sed felices. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

3. MÚSICA Y HUMO EN EL COCHE

La yaya de Patri tenía dos cosas muy claras. Una que el mundo se iba a la mierda. Dos que ya no quedaba nada interesante por ver. Una muje...